Toma que no decidamos hacerle frente a nuestra realidad

Toma acción, la vida que deseas es posible si caminas hacia ella La mente es capaz de llevarnos a lugares mágicos. Lugares olvidados en el pasado o desconocidos en el futuro, sitios de belleza surreal, escenarios perfectos y otros no tanto. Sin embargo, todo aquello que nuestra mente imagina, construye, planifica o elabora no es más que una resonancia en la consciencia cósmica. Si bien esta resonancia es poderosa, debe ser complementada con acciones. Pasos que nos acerquen más y más a la vida que deseamos tener. Acciones concisas, precisas y realistas que estén respaldadas por un plan y por nuestra motivación a ser la mejor versión posible de nosotros mismos. Un puede pasar toda una vida leyendo libros y adquiriendo conocimientos, pero almacenar información es solo una pequeña parte del trabajo. El verdadero valor de nuestros conocimientos se manifiesta cuando aplicamos lo aprendido y mejoramos nuestra situación como consecuencia. Soñar con nuestra felicidad no basta: es necesario tomar acción. Hasta que no decidamos hacerle frente a nuestra realidad para buscar cambiarla de forma activa, nada sucederá. El primer paso para tomar acción es tener el conocimiento necesario para que el resultado sea lo más positivo posible. “El conocimiento es poder, dijo alguna vez el célebre filósofo inglés Sir Francis Bacon,  y nada es más cierto que eso. Aun así, el aprendizaje nunca deberá ser utilizado para inflar nuestro ego porque este podría ser uno de los mayores enemigos que podemos tener en la vida.Es necesario dominar el arte de la humildad, entender que no todos poseemos la misma cantidad de conocimientos, pero ello no significa que seamos menos humanos o incapaces de sentir. Debemos internalizar que nuestro aprendizaje está para elevarnos a nosotros mismos y a toda persona que se vea influenciada por nuestras acciones. Adicional al arte de la humildad, resulta vital entender que los sabios más sabios son aquellos que reconocen que ignoran mucho más de lo que saben con certeza. Es por esto que debes aceptar que no siempre tendrás todas las respuestas que buscas, o necesitas, y no hay nada de malo en ello. Busca ejercitar tu mente cada día, pero evita castigarte a ti mismo cuando no sepas como responder ciertas interrogantes o reaccionar ante ciertas situaciones. Recuerda que todos nacemos ignorantes y nos mantenemos así durante mucho tiempo. Aprecia el fortalecimiento mental, pues este te dará herramientas para alcanzar el éxito que imaginas. Pero recuerda que toda acción mental debe estar acompañada por una acción física. Planifica el camino para lograr tus objetivos y recórrelo con gracia, toma acción pues solo con acciones materializaras el éxito que sueñas.